lunes, 25 de mayo de 2015

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CLXXIX). Domingo de Pentecostés



Con esta solemnidad de Pentecostés concluimos el tiempo Pascual, estos cincuenta días de gozo, marcados por la presencia de Cristo resucitado. Hoy celebramos la venida del Espíritu Santo, Señor y dador de vida, sobre los Apóstoles. Hoy celebramos que el don del Espíritu produce en ellos una transformación interior que se manifiesta visiblemente, y así, los que antes estaban llenos de miedo pasan a tener valentía y coraje, los que antes estaban encerrados salen a las calles y plazas, proclamando con entusiasmo las maravilla de Dios de forma comprensible para los que escuchan con sinceridad.

Pues bien, también nosotros, como los discípulos, estamos llamados a ser testigos creíbles del Evangelio, y por eso tenemos que pedir con insistencia al Señor que el don del Espíritu Santo “llene nuestra casa”, que nos ilumine, que reavive en nuestros corazones el fuego de su amor, que disipe nuestros miedos y nos saque de nuestro ensimismamiento. Porque tenemos que reconocer que muchas veces vivimos encerrados en nosotros mismos, incluso viviendo nuestra fe de una manera casi oculta y sin apenas incidencia en nuestro estilo y forma de vida.

Por eso, no tengamos miedo en pedir a Jesucristo que nos mande la fuerza poderosa de su Espíritu, esa fuerza que nos tiene que impulsar a salir fuera, a hacer partícipes a los hombres y mujeres del mundo de la gracia desbordante de Dios, a anuncia sin miedo en medio del mundo que Jesús es el Señor y en Él está la verdadera felicidad del hombre. Y es que si el Espíritu Santo sacudió como un vendaval a los primeros discípulos, y les impulsó a ser anunciadores de la Buena Noticia de Jesús, también en nuestros días, como nos recuerda el Papa Francisco, este mismo Espíritu nos capacita a todos los creyentes para ser, en medio del mundo testigos de la alegría del Evangelio.

Y no tengamos miedo de lo que nos puedan decir. Si siguiéramos leyendo el libro del os Hechos de los Apóstoles donde lo hemos dejado hoy, veríamos una de las perlas que dijeron de los apóstoles. ¿Sabéis lo que dijeron algunos de los apóstoles cuando anunciaron la resurrección de Jesucristo? Pues que estaban llenos de mosto, o sea, que estaban borrachos perdidos. Así que no nos tenemos que acobardar para nada. ¿Qué se ríen de nosotros? ¡Qué se rían! Mejor ríe el que ríe el último, y la carcajada final y más sonora se la tiene reservada Dios.

Y si María estaba con los discípulos cuando recibieron el Espíritu Santo, también está con nosotros desde el momento de nuestro Bautismo, cuando el Espíritu Santo tomó posesión de nosotros. Que Ella nos ayude a sentirnos enviados por Cristo, con la fuerza de su Espíritu Santo, a anunciar al mundo entero el gozo del Evangelio.
Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.










sábado, 23 de mayo de 2015

Procesión de la Virgen de la Cabeza en Porcuna 2015

Con un repique de campanas y un disparo de cohetes dio comienzo los actos a la santísima Virgen de la Cabeza, patrona de la industria y el comercio de Porcuna, para anunciar el traslado de la Virgen desde la iglesia de Jesús a la parroquia, donde a la llegada se le cantó la salve a la virgen para el último domingo de abril.

La jornada estuvo repleta de actos, a las 8 de la mañana comenzó la diana a cargo de la banda, de cornetas y tambores, Virgen de las Angustias de porcuna, a la que le siguió, a las 12 de la mañana la solemne fiesta religiosa en honor a la Virgen de la Cabeza en la parroquia, a las 21:30 fue el momento culmen de la celebración, la morenita, partía de la parroquia para dirigirse a su morada.


El séquito lo formaban los hermanos mayores, Rafael Lorenzo Navas Heredia y Rebeca del Pino de la Torre, miembros de la junta de gobierno de la cofradía, autoridades civiles y religiosas, y un centenar de hermanos y devotos que acompañaron a La Morenita en su itinerario más corto por la Carrera de Jesús y que terminó en el Paseo de Jesús, donde comenzó a llover. Aunque el mal tiempo no impidió la quema de los tradicionales fuegos artificiales desde allí. Una vez terminado el espectáculo pirotécnico, sobre las 22:30, la Patrona de la Diócesis de Jaén se encerraba en su ermita.

Francisco Luis Moreno
CANAL ROMERO TV